Herpes

COMPEED CALENTURAS TOTAL CARE PARCHE HIDROCOLOIDE 15 PARCHES
  • Precio rebajado / -20%
Available
Productos sanitarios

COMPEED CALENTURAS TOTAL CARE PARCHE HIDROCOLOIDE 15 PARCHES

COMPEED
232357
11,60 € 14,50 €
Compeed calenturas son parches para evitar la proliferación del herpes labia. Reduce la hinchazón, el enrojecimiento y las ampollas. Además es un hidratante.

Herpes

El herpes labial, también conocido como calentura, es la manifestación externa de una infección por el virus Herpes simple tipo 1. Esta infección suele contraerse en la infancia, es muy frecuente y sigue un patrón marcado por la primera infección, un periodo de latencia variable y episodios recurrentes más o menos frecuentes en los que el virus se reactiva y vuelve a causar las lesiones características.

Diferentes tipos de Herpes

VHS-1 (Herpes del tipo I)

Se trata de una infección que se contrae generalmente cuando la boca entra en contacto con una superficie infectada, como vasos o cubiertos de mesa. Esta infección es labial, bucal o bucofacial, según donde se presenten los síntomas. Si la boca de un individuo infectado entra en contacto con los genitales de otra persona, puede contagiar el herpes, provocando herpes genital o anal (VHS-2).

Es muy frecuente que los distintos tipos de herpes no presenten síntomas en lo absoluto, por lo cual una persona podría estar infectada sin saberlo. Pero si no se trata, puede causar enfermedades de gravedad: infecciones oculares, encefalitis, una infección en el encéfalo, o queratitis, una afección de la córnea que produce úlceras muy dolorosas y puede causar ceguera.

VHS-2 (Herpes del tipo II)

Esta es una infección que, al igual que el herpes simple, no tiene cura. Se transmite mediante el contacto sexual con los genitales de una persona infectada, por contacto bucal- sexual de una persona infectada con el virus VHS-1 y durante el parto, cuando la madre está infectada. En esos casos, se practica una cesárea para evitar el contagio de la madre al bebé.

Este tipo de herpes se manifiesta en forma de sarpullidos ulcerosos en la zona de los genitales o el ano, y su riesgo es que puede desencadenar diversos efectos nocivos en el cuerpo. Aumenta el riesgo de contraer VIH, puede provocar inflamación pulmonar (neumonitis), hepatitis y retinitis herpéticas y enfermedades relacionadas con baja inmunidad.

Herpes zoster

El herpes zoster, llamado comúnmente “culebrilla”, no se contagia, sino que es una infección causada por la varicela. Provoca irritación, ampollas y sarpullidos en la piel muy dolorosos, especialmente a un lado del pecho o en la espalda, pero también puede presentarse en otras áreas del cuerpo, como los ojos, la cara y las orejas.

Las personas que sufren zoster, el más grave entre los tipos de herpes, pueden sentirse siempre cansadas, sufrir dolores de cabeza, dolor muscular y fiebre. Pero con el tratamiento adecuado, este herpes puede desaparecer en un mes.

Desencadenantes del herpes 

Tras una primera infección, el virus del herpes permanece de forma inactiva en el cuerpo y se reactiva en ciertas situaciones, tales como:

Exposición al sol

Durante el verano, mayormente en los meses de julio y agosto, los casos de herpes labial aumentan un 20%. Esto se debe a que la radiación solar estimula la reproducción del virus.

Para evitarlo, se recomienda moderar las horas de exposición solar y aplicar un protector solar en la cara y uno específico para los labios.

El frío

Por su lado, las bajas temperaturas también pueden ser el desencadenante de un brote de herpes. La recomendación para evitarlo es proteger la cara y los labios ante la exposición al frío.

Gripes y resfriados

Resfriados, gripes y fiebre son uno de los principales desencadenantes del herpes labial. Cuando sufrimos alguna infección vírica de este tipo nuestro organismo está bajo de defensas y se vuelve más vulnerable. En este caso, se aconseja beber mucho líquido y descansar para fortalecer el sistema inmunitario, así como tomar probióticos para aumentar las defensas de nuestro organismo.

Estrés

El nerviosismo, el estrés y la ansiedad también debilitan el sistema inmunitario haciéndonos más susceptibles a la hora de contraer infecciones. Se cree que el estrés es la primera causa de un brote de herpes.

La recomendación para evitarlo es mantenerse relajado, hacer ejercicio, llevar una dieta saludable y asegurar un buen descanso para reforzar el sistema inmune.

Cambios hormonales

Algunos cambios hormonales como los que se producen con la menstruación y el embarazo hacen que nuestras defensas se debiliten. En el caso de las mujeres embarazadas es necesario acudir al médico para asegurarse de poner en riesgo al bebé.

¿Cuánto tiempo dura el herpes labial?

Normalmente, desaparecen a los 7 o 10 días sin tratamiento. El virus es bastante contagioso y puede transmitirse a través del contacto directo.

Tratamiento del herpes labial

Las lesiones causadas por el virus del herpes labial suelen remitir en una o dos semanas, aunque hay casos que pueden prolongarse otra semana o dos más. El tratamiento y los cuidados de estas ampollas consiste, básicamente en:

Medicamentos antivirales específicos formulados en crema. Se venden tanto con receta como sin ella, pero deben estar indicados por un profesional sanitario.

Aplicación de frío local para aliviar las molestias.

No tocarse las lesiones para evitar la diseminación del virus, la infección de la zona afectada o dificultar la cicatrización.

Cómo evitar el contagio del herpes labial

El virus del herpes labial es extremadamente contagioso y pasa de una persona a otra por contacto directo. Las personas portadoras del virus pueden transmitirlo a otras incluso si en ese momento no tienen lesiones visibles.

De esta manera, los pacientes y su entorno deben observar una serie de precauciones para evitar la diseminación de la infección.

No compartir cubiertos, vasos y demás menaje del hogar. Lavar concienzudamente todos los utensilios después de usarlos.

No compartir toallas, albornoces y demás prendas de aseo diario.

No besar a nadie mientras duren las lesiones.

Lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de tocar la zona en la que se localizan las lesiones herpéticas o tras aplicar los fármacos para su tratamiento.

Tener especial cuidado en no tocarse los ojos si las manos no están suficientemente limpias, ya que si el virus del herpes labial infecta los ojos pueden producirse lesiones muy severas.

Por regla general, el herpes labial se resuelve con estos cuidados sencillos en apenas dos semanas. Si transcurrido este tiempo las lesiones no mejoran o incluso se agravan es conveniente acudir al médico.

Asimismo, es conveniente consultar con un especialista si los episodios son muy recurrentes o cursan con lesiones muy graves. También si durante una infección en curso empezamos a sentir molestias en los ojos, ya que es posible que sin darnos cuenta nos los hayamos tocado sin habernos lavado las manos suficientemente.

Producto añadido a favoritos

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información.